INVERTIR EN CRIPTOMONEDAS ¿EL NUEVO CUENTO DE LA LECHERA?

Si uno busca ‘criptomoneda’ en Google, las primeras entradas que nos encontramos acompañan al término de palabras como ‘inversión’, ‘cotización’ o ‘trading’. Y es que nos encontramos ante una nueva forma de inversión, de lo que hasta hace poco se conocía como ‘invertir o jugar en bolsa’, pero con divisas digitales en lugar de otros activos financieros más tradicionales como las acciones, los bonos del estado o el oro.

El problema nos lo encontramos en la falta de legislación que existe a día de hoy, al tratarse como decimos de una nueva forma de inversión que, además, está directamente relacionada con Internet. La Comisión Europea está a día de hoy trabajando para proporcionar un marco normativo que proteja esas inversiones, pero aún queda un largo camino que recorrer. 

Este escenario es propenso, pues, a que surjan fraudes y estafas de todo tipo. Desde estafas piramidales al más puro estilo del Forum Filatélico allá por el comienzo de los dosmiles, a los más modernos como los ICO (oferta de moneda inicial o, por sus siglas en inglés, initial coin offering), donde se oferta la inversión en un proyecto empresarial de nueva creación con la garantía de participar más adelante de los beneficios sin que exista empresa ni, mucho menos, beneficios que repartir.

Pero lo que nos preocupa especialmente como centro educativo, es que cada vez con más frecuencia observamos que son los jóvenes los principales objetivos de muchas de estas estafas; y que en nuestras propias aulas vemos a los alumnos jugando -como ellos dicen- “a las monedillas”.

Ya se han conocido diversos casos en las noticias y periódicos de alumnos que han ido abandonando progresivamente sus intereses personales y académicos para centrarse cada vez más en este trading financiero. Por otra parte, el aumento de casos ha provocado una investigación de la Policía Nacional en Granada por una posible red de estafas de este tipo.

Y es que la estrategia de captación de estas redes para conseguir “inversores” es difícil de ignorar, ya que ésta se resume en ofrecer ganar dinero fácilmente, siendo tu propio jefe, y sin salir de casa. 

En el caso concreto de la red que está siendo investigada, se ofrecen para formarte en el trading financiero, es decir, la compra y venta de criptomoneda u otros activos financieros a través de una plataforma online, con la intención de obtener una rentabilidad económica a corto plazo. Solamente tienes que hacer un pago para la matrícula, que se te devuelve si consigues llevar a dos amigos; y a partir de ahí vas ganando dinero por cuantas más personas lleves tú, más las que lleven los que tú has captado. 

Además, tienen perfectamente preparado el discurso para convencerte de que esta es la mejor opción para ganar mucho dinero y ser dueño de tu tiempo y de tu trabajo, a la vez que te previenen contra las reacciones adversas que probablemente vas a encontrar en tu entorno cercano, principalmente de tus padres y profesores.

Nuestro compañero Adrián Capilla Núñez, profesor del departamento de Servicios Socioculturales y a la Comunidad, ha querido dirigirse al público más joven que pueda ser blanco de estas prácticas fraudulentas, aprovechando su propia experiencia en el ámbito de la inversión online:

“¿Quieres ganar dinero rápido y fácil sin salir de casa? ¡Tan sólo necesitas 100€ para comenzar a invertir, es  muy sencillo y, con nuestro equipo de profesionales, no necesitarás grandes conocimientos!” 

Probablemente haya llegado hasta ti publicidad de este tipo a través de Instagram, Youtube, la televisión, etc. Además, haciendo memoria, te suena que el otro día los compañeros de clase hablaban de criptomonedas, que algún familiar habló en casa sobre invertir en bolsa y que le ha ido genial, o incluso el youtuber que sigues desde hace tiempo comentando videojuegos ha hablado alguna vez del tema.  

Si tanta gente cercana habla de ello y parece que les va bien ¿por qué no probar? ¿qué puede salir mal? Lo cierto es que suena muy tentador, pero tú -que eres inteligente- no tardas en pensar que es demasiado bonito  para ser verdad.  

Sin embargo, otras personas no lo meditan tanto y se introducen en este peligroso mundo de la inversión sin  ningún tipo de conocimiento y a ciegas. Estoy seguro de que puedes imaginar cómo suele acabar: hay quien es  víctima de estafas piramidales en las que ganas más dinero cuantas más personas introduces en el sistema y, de repente, un día el sistema desaparece con todo lo invertido. Otros, que utilizan aplicaciones sin respaldo ni seguro financiero, que no devuelven el dinero en caso de que un hacker realice un pirateo informático. O, incluso, quien utiliza plataformas serias y legales pero que, al no tener la formación suficiente, pierde todo su dinero en comisiones y productos que no conoce.  

¿Cuál es la conclusión? Pues lo cierto es que invertir como método para hacerte rico de la noche a la  mañana no es que sea una estafa, es que es una mentira. Nadie sabe cómo se comportará el mercado al 100%, y para ganar mucho dinero hay que arriesgarse bastante, nadie puede garantizarte que vayas a recuperar tu dinero o verlo aumentado. 

Doy por hecho que no te fiarías de que te operara un cirujano que no ha estudiado la carrera de medicina ¿no? pues esto es exactamente igual. Cómo vas a ganar grandes sumas de dinero sin la formación necesaria. Los profesionales de inversión han realizado cursos de formación reglados, trabajado durante mucho tiempo con simuladores de dinero ficticio, o incluso estudiado carreras universitarias. Y aun con todo ello, pudiendo ganar un sueldo digno, pocos de ellos se hacen millonarios a través de inversiones.  

Las grandes cosas en la vida, las que nos producen felicidad y satisfacción, suelen nacer del esfuerzo y la  constancia. Te animo a que, si eres curioso y te intriga el mundo de la inversión, leas y te formes al respecto,  teniendo mucho cuidado y siendo prudente. Porque sí, tal vez tu vecino ha doblado el dinero que invirtió en  bitcoins la semana pasada en una aplicación del móvil, pero por cada uno que gana hay otros diez que pierden.  Yo no estoy seguro de que la suerte me sonría y ser ese uno contra diez. Prefiero estudiar, tener cabeza, y ver la inversión como una afición o un extra, aparte de mis estudios o mi trabajo, pero no como única opción con la que ganarme la vida.  

Puesto que si algo he aprendido después de invertir en bolsa durante los últimos años, es que hace falta mucho dinero y estabilidad psicológica para poder vivir sin estrés en este mundillo, y lo cierto es que no sé cuál de esas dos cosas es más difícil de conseguir.  

Estudia, fórmate, trabaja duro y alcanza tus sueños poco a poco. Ya que, además de un camino seguro, tu satisfacción personal y tu autoestima serán mucho mayores que quien tenga suerte de forma puntual en el mundo de la inversión. 

Los comentarios están cerrados.