Proyecto trinacional

Proyecto Trinacional amparado por la Oficina

Franco Alemana por la Juventud (OFAJ)

 

Bueno, pues ya se ha acabado oficialmente. Atrás quedan muchas horas de trabajo y preparación y muchas horas de aprendizaje y por qué no decirlo disfrute.

Aunque hayamos terminado este precioso Proyecto, siempre quedará algo en nuestros corazones:

  • Para el alumnado aparte de la parte emocional, las nuevas amistades, las vivencias que pasarán a formar parte de ellos mismos, se llevan en sus “mochilas” nuevas percepciones de su futura labor profesional, la que ejercerán como Integradores Sociales y Animadores Socioculturales.
  • Para el centro Santiago Ramón y Cajal la primera experiencia con un Proyecto Internacional Trilingüe. Parece algo que pudiera ser vano o baladí. Pero creerme una actividad de esta índole cambia las cosas: genera nuevas percepciones, establece una cultura de “apertura de centro”, de que no estamos solos en esto de los Servicios a la Comunidad… Y todo esto enriquece enormemente al claustro de un centro educativo.

¿En qué ha consistido este Proyecto trinacional? Pues que mejor que echar un vistazo a su propio título: Identidades y prácticas en evolución. Comparación de las culturas profesionales en trabajo social Alemania/España/Francia.

A partir de ahí y utilizando el viejo refrán francés, “¡los viajes forman a la juventud!”, podemos decir que en efecto, los encuentros favorecen cambios en las representaciones, las percepciones, abren nuevos horizontes. Todavía jóvenes y como un fruto en flor, necesitamos alimentarnos de las diferencias, oponernos a menudo, escuchar a veces y sobre todo no  aferrarnos a nuestras convicciones. Un viaje es un tiempo “entre dos” y a menudo, por no decir constantemente, trae consigo experiencias y descubrimientos.

En el centro de cualquier viaje, de todas las movilidades se encuentra la cuestión de la formación como eje central. Desplazarse en el espacio y en el tiempo, puede que permita con más agudeza, con más delicadeza, diseñar las líneas de su propia posición profesional.

Aquí se encuentra la base de este proyecto: salir al encuentro de otros profesionales del sector social, ir al encuentro de diferentes prácticas, diferentes concepciones, diferentes temporalidades; conocer algunos pensamientos, ideas, creencias y desplazarse para conocer mejor su propia experiencia. En una frase, viajar para encontrar su sitio.

Este Proyecto llegó a su fin tras dos cursos académicos y el pasado viernes 15 de febrero recibimos desde Francia la visita de su coordinador Sherif. El resultado, aquí lo tenéis, si es que algo así se puede resumir en algo tan breve.

Gracias Sheriff y gracias Carmen.

El Director del Centro.

 

Los comentarios están cerrados.